SAAB 900 (1978-1993)

Saab-900_Turbo_16S_1984_1024x768_wallpaper_01

ESTOS SUECOS RARITOS

El coche que traigo hoy aquí es un aspirante a clásico venido desde Suecia, concretamente un Saab, o como diría mucha gente, EL Saab. El 900 es un ejemplo de coche un tanto singular que, gracias a sus virtudes y sobre todo a un grupo de aficionados leales y admiradores de la marca, logra perdurar a través de los años.

Estos aficionados quedaron rendidos ante la, vamos a llamar, peculiar estética, diseñada por Bjorn Envall, pero también ante su enorme personalidad y estilo, que hace que el 900 trascienda edades y clases sociales. Muchas veces los defectos de un coche se disfrazan bajo el nombre de “personalidad”, “carácter”, “temperamento”, etc.… pero lo gracioso del 900 es que esa curiosa personalidad no lo compromete hasta hacerlo un coche inútil sólo apto para sacarlo de paseo los domingos para tomar el vermú con la parienta, sino que está hecho con un sentido común muy marcado que lo hace muy usable. Cosa típica de Saab.

Debido a la habitual “tiesura” económica del fabricante, el 900 vivió una larga carrera comercial. Nació en 1978, pero realmente estaba basado tanto en su chasis como en su carrocería en su antecesor, el 99 de 1967, el modelo diseñado por el ingeniero aeronáutico Sixten Sason y que supuso un salto cualitativo enorme para la marca: gracias a él Saab pasó de ser un fabricante de tartanitas entrañables como el 93 y el 96 a coches sofisticados y de cierto lujo. El 900 estaba disponible con carrocerías de dos, tres, cuatro, cinco puertas y descapotable (incluso hubo un par de unidades de un Station Wagon llamado “Safari”) y una gama de motores amplia pero siempre basada en el cuatro cilindros dos litros diseñado originalmente por Ricardo para Triumph. De recursos económicos iban cortitos pero afortunadamente Saab estaba bastante más dotada de ingenio y produjo ese motor en versiones de carburador, inyección, ocho válvulas, dieciséis válvulas, atmosférico, turbo de baja presión y turbo de alta presión. Una lección de cómo estirar un chicle, así hasta 1993, cuando se dejaron de fabricar las últimas unidades y su sucesor, el 900 NG (“New Generation”) con plataforma Opel fue presentado, ante los recelos y suspicacias de los aficionados del 900.

91-900-2,1

El motor serie H de Saab, que, con modficiaciones, llevó el 900, el 9000, el 900NG, el 9-3. el 9-5…

La industria del automóvil es bastante cabrona con aquellos que son débiles o que no están montados en el taco, pero durante algunos años Saab fue un rayo de esperanza para los outsiders, mostrando cómo un pequeño fabricante de una ciudad que no llega a 50.000 habitantes y con una gama de modelos bastante corta (el 900 y el 9000) podía plantar cara a los poderosos fabricantes alemanes en el segmento de los coches medios de cierto lujo. Para ser sinceros, fue un competidor gracias su forma muy particular de hacer las cosas y explotando a fondo las pequeñas ventajas que gozaban. Por ejemplo, en una época en la que los coches eran trampas mortales en caso de accidente, Saab era una marca que estudiaba muy en serio la seguridad pasiva. ¿Prácticos? El 900 tiene un maletero enorme. ¿Duraderos y robustos? Son coches muy longevos y bien protegidos contra el óxido. ¿Prestaciones? Cuando en los años ´70 y ´80 los coches alemanes, en sus versiones para el mercado norteamericano, tenían potencias anémicas por culpa de los catalizadores (en 1982, todo un Mercedes 380 SE, con un peazo V8 de casi cuatro litros, daba sólo 155 CV en especificaciones USA), los motores del 900 apenas necesitaban modificaciones para adaptarse a las normas anticontaminación yankees. ¿Ergonomía? Nada de asientos alemanes duros como piedras, en Saab sólo tronos diseñados con la ayuda de traumatólogos. Y además con calefacción. Umm, qué bien va eso para el dolor de espalda…

W86HV_SB005

El interior del 900. Dicen que se parecer al de una avioneta, pero como yo no me he montado en ninguna…

Mención aparte para los 900 Turbo. Las versiones atmosféricas siempre han sido más bien “mulas de carga” porque a estos coches les pesa un poco el culo, pero la presencia de una de esas turbinas en el motor animaba las cosas espectacularmente. Inicialmente el 900 Turbo de dos válvulas por cilindro rendía unos 145 CV, cifra de potencia muy buena para un dos litros allá en 1978, pero en 1984 con la nueva culata de cuatro válvulas por cilindro pasaba a 175 CV, que con una centralita opcional podía llegar a 185 CV. Durante unos años el coche se ganó una fama de “devora BMWs”, una historia de esas de David-vence-a-Goliat que tanto gusta al personal.

saab-900-8

Uno de los primeros 900 Turbo. Su curiosa trasera lo asemeja al Porsche 911. Bueno, si te tomas un par de cervezas

 Saab siempre gozó de ser una especie de marca-club, de clientes habituales que repetían una y otra vez y que se saludaban por la carretera. El 900 expandió el club. Algunos dirán que esos clientes eran gente “rarita”; puede, pero desde luego no eran tontos. Entre ellos siempre se han encontrado profesionales liberales de clase acomodada, como arquitectos, médicos, psicólogos, etc.…o yuppies que simplemente querían algo menos trillado que un BMW Serie 3 E30. Bueno, al menos eso es lo que nos mostraban en las películas americanas de los años ochenta. Puede que compraran un Saab para distinguirse un poco de sus colegas del trabajo pero tras un par de años de tener uno ya no querrían cambiar de marca.

1980 Saab 900 05060708 (Custom)

El sedán de cuatro puertas estéticamente es aún más “difícil”. Curiosamente es el que más me gusta, lo que dice mucho de mí

Bueno, y si el coche era tan cojonudo, ¿cómo es que Saab está bajo tierra? Pues la culpa la tiene como siempre el maldito parné, y aunque el 900 se vendió bien (se fabricaron algo más de 900.000 unidades) sobre todo en países como Estados Unidos e Inglaterra, es evidente que una marca no puede sobrevivir con las ventas de una gama compuesta por uno o dos modelos. Su hermano mayor, el 9000, aunque era un buen coche (el que suscribe tuvo uno durante siete años, pero esa es otra historia), con su diseño más convencional no supo captar la imaginación de los compradores de la misma forma que el 900, y la mayoría terminaron comprando sus rivales alemanes, el Mercedes W124 y el BMW Serie 5 E34. La necesidad de dinero hizo que la familia Wallenberg vendiera la mitad de las acciones a la General de Motores en 1989, y eso fue el comienzo de la larga agonía de la marca sueca. Qué raro, GM gestionando mal una marca…RIP Saab, Oldsmobile, Pontiac, Saturn, Geo…

 PUNTUACIÓN “FUTURO CLÁSICO”

-ATRACTIVO: 7

Esto es muy subjetivo. Hay gente que no traga el 900 estéticamente, hay gente a la que le encanta. Un 900 bien conservado y con motor turbo, especialmente 16 válvulas, que daba unos buenos 175 CV, es un coche muy apetecible, especialmente con el kit de carrocería “Aero”. Los cabrios, todavía más.

-EXCLUSIVIDAD: 8

El 900 se vendió poco en España porque era caro y la red postventa Porsche – Saab escasa, así que son complicados de ver. Curiosamente en nuestro país se vendieron más al final de su vida, a principios de los años noventa. De todas formas el 900 se ha ganado una merecida fama de coche cool, para urbanitas pendientes de su estilo, que escribe blogs de esos y cosas así.

-CODICIADO: 5

Complicada cuestión…no son coches aclamados por las masas, y víctimas de la (in)cultura popular. Todavía sigo escuchando aquello de “los Saab llevan motores Porsche”. Hay cierto frikismo con los Saab 900 y aquí no hay demasiados. Sin embargo en países como Inglaterra, Holanda y Estados Unidos el número de frikis es bastante superior.

-COMPETENTE: 8

El 900 era originalmente un coche familiar, con cierta amplitud interior y un maletero para echarse a dormir. Fiable, con un comportamiento en carretera muy bueno, fabricado de puta madre, con muy buenas prestaciones en el caso de los turbo…objetivamente hablando era un muy buen coche.

-DIVERSIÓN: 8

El coche es largo pero la batalla corta, lo que lo hace más ratonero en carreteras de curvas de lo que parece y como he dicho los turbo tiran de maravilla. Y si te parece que anda poco, al motor, enormemente sobredimensionado, se le pueden sacar muchos caballitos sin comprometer su fiabilidad. Eso sí, mejor que vayas aprendiendo a reconstruir cajas de cambio, el punto débil de los pobres Saabitos.

-VALOR: 8

Se supone que estos coches, con todo lo que ofrecen y lo cool que son, deberían alcanzar valores de reventa altitos, pero no es así. Son bastante incomprendidos, así que si te gustan, por no mucho dinero puedes hacerte con uno bastante apañado. Si lo compras, hazlo a un Saabista pesado que esté siempre pendiente de su coche.

TOTAL: 44/60 PUNTOS

1200817 (Custom)

Qué guapo el cabrio. Ya he empleado demasiadas veces el término “cool”, pero es que lo es

He hecho muchas referencias a los aficionados a los Saabs y demás porque es una marca tan sectaria que es complicado hablar de estos coches sin nombrar a sus dueños. Así que, ¿por qué no hablar con uno de ellos? De paso hacemos más tragable el rollo este que estoy soltando.

Hablamos con Ángel, dueño de un 900 Turbo de 3 puertas, con un kit aerodinámico Saab denominado Airflow.

Hola Ángel, ¿cómo andamos por ahí arriba? ¿qué es lo que te atrae de los 900, que tienen que no tengan los demás coches? Porque bonitos, bonitos, no lo son mucho…

¡Qué tal, Rafael! Por aquí arriba estamos, bien fresquitos, añorando la reciente escapada al Sur, en donde, verdaderamente, se vive (de vacaciones, claro) como es debido.

Entrando en materia, te diré que los 900 (me refiero a la generación que llega viva hasta 1993, fecha en la que General Motors metió la zarpa) son coches feos, feísimos, pero, sin embargo, para quienes (como a ti y a mi) nos gusta lo diferente y, a poder ser, de calidad, estos raros ejemplares reúnen todos los requisitos que puedas exigir a un “fricky-coche”, identificando (y marcando) a sus propietarios.

Supongo que el impulso o la necesidad de comprarnos un coche Saab nace de la admiración que despiertan en nosotros los productos concebidos (y/o nacidos) en el “más al Norte todavía”, es decir, en el Norte de Verdad.

NOKIA, IKEA, el Salmón Noruego, Scarlet Johansson… son buenos ejemplo de ello.

Y, dentro de los Saab rodantes en la actualidad, ¿puede haber algún modelo más representativo que el 900 clásico?

Para mi, su atractivo está en su rareza, en la personalidad que desprende, en el poder que transmiten su motores turbo, en su enooorme maletero, en sus asientos, sobre todo los de piel-piel, y, en definitiva, sus innumerables detalles propios de la marca.

Esto de los Saabs te tuvo que dar fuerte, porque este 900 no es el único que has tenido, ¿no? ¿son adictivos?

Desde niño (actualmente, Ángel disfruta de sus 60 castañas…NOTA DEL AUTOR), me llamó la atención el ruido que emitían los abuelos del 900 (esos bicilíndricos Saab 92), con un “pedorreo” característico, que acompañaba al exótico automóvil, y su no menos característica estética. En mi ciudad, San Sebastián, se podían ver (y oír) circulando de forma habitual un par de ellos, por los años 60/70. El padre de un compañero del cole tenía uno de color granate…

Posteriormente, un buen amigo me habló de las satisfacciones que le había dado a su jefe un 900 Turbo, con esa luna delantera tan “aeronáutica”. Le había llevado y traído por toda Europa y decía que sus actuales Mercedes no le llenaban tanto como aquel 900 (exageraba, sin duda).

Entre una cosa y otra, me picó la curiosidad, así que, tras varios intentos infructuosos por hacerme con algún ejemplar, en la primavera de 2008, me hablaron de un viejo 900 del ´92 (un LPT, turbo de bajo soplado que daba 140 CV), abandonado a su suerte en el Concesionario SEAT de Irún. Pertenecía a una ex-directiva de una multinacional aseguradora, que, por cosas del budismo (su tardía opción espiritual), resolvió abandonar la compañía de seguros y, además, se desprendió de su viejo Saab.

Tras un año estacionado en la rue pública, sin nadie que se interesara por él, ahí estaba esperándome, para salvarle del desguace, por lo que establecí contacto con el responsable de ventas del concesionario, lo pusieron en marcha, lo probé y, pese a sus importantes “carencias” estéticas, el estado de su mecánica y esa maravillosa piel beige del interior, me cautivaron de inmediato.

Tras un encantador proceso negociador frente a sendas infusiones de té rojo, me quedé con el coche, a cambio de comprarle a la abuela un disco duro multimedia y una cámara de video, para que pudiera inmortalizar a sus nietos…

P1090738 (Custom)

“Shrek II”, un 900 LPT con kit Aero

Ahí nació el feo pero noble brutote verde (tal que SHREK, como le apodé), y, con él, mi adicción a los Saab, 900 clásicos, especialmente. La gripe que me invadió esos días tuvo algo que ver en el inicio de la patología, a modo de secuela.

A esa primera adquisición le siguieron varios 900 más: otro LPT idéntico a SHREK (SHREK–II), un bonito cabrio turbo gordote (FPT ó Full Pressure Turbo) y, finalmente, el definitivo, (lo llamé MIRLOW BLUE), un precioso –es un decir, luego juzgarán los lectores- y poco visto 900 FPT, con ‘cola de ballena’ y kit aerodinámico Airflow, destinado al mercado americano, pero que fue interceptado por su primer propietario, un belga que vivía gran parte del año en Madrid, de donde lo rescaté, gracias al chivatazo del buen amigo Ricard, un ojeador de oportunidades único en su género.

P1090725 (Small)

El cabrio FPT

Yo creo que hay algo de snobismo con los Saab en particular y los 900 en particular. ¿Qué características generales crees que tiene el dueño de un chisme de éstos?

Sin duda, estás en lo cierto, Rafa. Esnobismo, gusto por lo diferente, freakismo, como quieras llamarle. De todas formas, por encima de ello, creo que prevalece el interés por un coche de calidad, con unas prestaciones excelentes, y que confiere a quien los conduce un grado de satisfacción general que supera, en exceso, los inconvenientes derivados de un coche con mas de 20 años a cuestas y que nadie en su sano juicio osa “meterle mano”. Mantenerlo en orden de marcha no es excesivamente complicado, pero requiere un grado de conocimiento respecto de las fuentes de sabiduría: en este país, yo me he encontrado sobradamente protegido en mis aventuras dentro del Club Saab España, mas allá de puntuales (e irrelevantes) discrepancias con las formas de actuar de algunos miembros del Club.

¡Los dueños, somos unos frickys irreductibles, no cabe duda!

image_1

El “Mirlow”, un 900 FPT bastante exclusivo con kit de carrocería Airflow

Si me quisiera comprar un 900, ¿qué cosas debería mirarle para que no me la metieran doblada?

Directamente, antes de nada, al posible interesado en uno de ellos, le remitiría a la Guía de Compra de Segunda Mano de la página web del Club Saab España. Expertos conocedores de este modelo y de otros posteriores, se tomaron el trabajo de confeccionar una Guía con importantísimos consejos específicos de este coche.

Muchas normas son de obligado cumplimiento para cualquier vehículo de ocasión, pero otras tienen su particularidad.

Hay una en la que yo me suelo fijar siempre: el estado del salpicadero. Si encontrase una unidad con el salpicadero agrietado, aunque pueda parecer un poco extrema mi postura, lo descartaría sin acritud, porque me tendría la prueba de que el coche ha estado expuesto a una vida, al menos, mejorable, durmiendo al aire libre, con los rigores del sol, la lluvia,… Las grietas en el salpicadero actúan como perfectas delatoras.

En general, si de chapa e interiores el coche presenta un buen aspecto, difícilmente el motor va a dar problemas. Son duros como pocos y asumen kilometradas hoy en día inconcebibles en motores gasolina, aunque sean un poquito “meones” y te ensucien el suelo del garaje, por aquello de unos retenes del cigüeñal que no son eternos…

Y en cuanto al mantenimiento y demás, ¿son caros? ¿se pueden encontrar recambios aún o en el Servicio Oficial se descojonan de risa cuando pides alguna pieza?

En los 16 válvulas (que son los que yo conozco) el mantenimiento general te lo pueden hacer en cualquier garaje. El precio dependerá, claro. En los Servicios Oficiales que sobreviven, la hora de mano de obra es muy elevada, pero van directos al problema, por lo que, en buena lógica, si saben lo que tienen entre manos (no siempre ocurre…) la factura final se reduce. Existen talleres especializados en este modelo, en Barcelona (Resel) y en Madrid (Rogasanz). Yo los llevo a Autogelkor, el Servicio Oficial de Gipuzkoa y estoy muy contento con el trato que me dispensan, que, a menudo, se refleja en la “dolorosa”.

En ese Servicio Oficial en el que deposito mis Saab suelen tener problemillas de abastecimiento en todos los modelos de la marca, no sólo con los 900, debido a la situación vivida, tras sufrir un dramático K.O. técnico. No obstante, si no tienen en su stock, existen mercados paralelos en Internet, en donde se puede conseguir las piezas que precises.

En materia de estética, la cosa se complica un poco mas, con el agravante de que en los desguaces no abundan estos coches. Dentro del mercadillo del Club Saab se suelen obtener respuestas a las necesidades que van surgiendo, lo que proporciona un cierto oxígeno.

P1140049 [800x600]

Y otra foto del Mirlow

Para acabar y dejarte tranquilo, recuérdame brevemente cómo lo compraste, porque el viaje inicial tiene su historia…

Si te refieres a la Mirlow-Experience (mi 900 Clásico “definitivo”), como apuntaba antes, el proceso de caza y captura del ejemplar, una rara avis dentro del modelo objeto de la entrevista, tuvo su gracia.

El “ojeador” fue nuestro común amigo Ricard. Sabedor de mi natural ¿inquietud? (mejor dicho y sin ambages, “locura”), me alertó de la existencia de un mirlo blanco en Madrid. Resultó ser azul el pajarito. Había que decidirse rápido, porque las posibilidades de que emprendiera el vuelo eran altas. Gracias a otro contacto en la capi, averiguamos los datos de contacto con el taller vendedor y, tras cerrar en un plis plas el trato, acepté el precio (que me pareció conveniente) y, como mi colega no quiso complicarse la vida con un nuevo trasto, me dijo “todo tuyo” y pa’llí que nos fuimos en su impresionante 9000 Aero negro (por cierto, actualmente en venta- fin de la nota publicitaria), aprovechando que se encontraba en Gipuzkoa pasando unas vacatas.

La excursión, el 8 de enero 2010, quedará grabada en nuestras memorias. No sólo por la emoción de ir a ver qué nos encontrábamos en ese taller de la Sierra madrileña, sino porque, tras descubrirlo y enamorarnos to’seguido del Airflow, emprendimos ruta de regreso a casa, con la no por esperada, menos incómoda compañía, a partir del peaje de Armiñón cerca de Vitoria, de la mayor nevada en Euskadi de los últimos tiempos. Retenciones, misteriosa desaparición de la líneas de la calzada, hielo en torno a los limpiaparabrisas que no limpiaban, noche cerrada a cal y canto, pérdida del móvil de Ricard, en una parada técnica en la que alivió algo mas que su vejiga, neumáticos veraniegos ejem-ejem, inevitable subida y bajada de un Puerto de Etxegarate como jamás lo había visto, ¿cadenas?, ¿qué cadenas?, ni un miserable spray de esos líquidos de Krafft para enmendar la situación…

image_8

Volviendo a casa tras comprar el Mirlow

En fin, milagrosamente, llegamos a nuestro destino sanos y salvos, enteritos, aunque seriamente acojonados.

Lo que vino después, compensó todos los sufrimientos de aquella, dentro de todo, apasionante jornada, que ni el Calleja ese de Cuatro…

image9

El 900 en su elemento

Muchas gracias Ángel, cuídame el 900 (y el 9000, y el 9-5, y el bemeta…)

Ha sido un placer, Rafa, espero que mi punto de vista y experiencias con este atractivo modelo de Saab (no siempre lo bello es atractivo, ni viceversa) sirva como introducción y pequeño homenaje-recuerdo, a esta pequeña joya del automóvil creada por la gran Saab. Tal vez despierte la curiosidad de tus lectores y alguien, por ahí, sienta la misma curiosidad que yo experimenté hace años…

Ya que Scarlet J. parece difícilmente accesible,…

P.D. No dudes que cuidaré de todos los miembros de la camada (no a todos por igual), e, incluso, si me pasas algún otro Sueco de apellido VoRvo, que tú bien conoces, también, lo haré, siempre en la medida de mis posibilidades.

Anuncios

12 pensamientos en “SAAB 900 (1978-1993)

  1. MF

    Muy exhaustiva y completa Rafael la información desarrollada aquí sobre el 900 (PreGM). Sin duda este modelo ha quedado para la historia como imágen e icono de la marca SAAB, se trata de un coche único en todos los sentidos. Del mismo modo muy acertados los comentarios de Ángel desde la experiencia de disfrutar de varias Uds. de SAAB 900 muy singulares y exclusivas, en especial el “Mirlow” que tanto juego ha dado (y seguro que seguirá dando durante mucho tiempo).

    Espero pronto se den las circunstancias para vernos de nuevo con nuestros SAABs.

    A seguir alimentando este sitio que apunta muy buenas maneras.

    MF

    Me gusta

    Responder
  2. b234r Autor de la entrada

    Gracias MF por leerte el tocho. El 900 es un coche bastante especial, casi todo el mundo que ha tenido uno termina repitiendo. Los Saab son adictivos.
    Un saludo.

    Me gusta

    Responder
  3. Antonio Enrique

    Tengo un saab 900s classic descapotable del 92 con turbo de bajo soplo que compre en Francia de segunda mano y me lo traje a España hace unos 8 años y desde entonces de lo le he cambiado la matricula Española. Ahora quiero ponerle la matricula Española y me piden una homologacion porque no tiene matrícula europea. Halguien me puede indicar lo que tengo que hacer y a quien me tengo que dirigir? Por otro lado quisiera saber cuantos cv tiene este motor con el turbo de bajo soplo, no se si tiene 175 o 141cv. Un saludo.

    Me gusta

    Responder
  4. b234r Autor de la entrada

    Hola Antonio Enrique, perdona por responder tan tarde.

    Empezando por lo fácil, el 900 con motor turbo de bajo soplado daba 145 CV. Instalando el intercooler y el sistema APC del turbo “gordo” se acercaría a los 175 CV que daba esta versión.

    Respecto a lo de rematricularlo, ¿de donde es la matrícula que tiene ahora?
    Hace un par de años yo vendí un Saab a un finlandés que se lo llevó a su país, uno de los documentos que éste me pedía porque era importante para matricularlo allí era un “Certificado de Conformidad” de Saab (afortunadamente lo tenía). No sé si es eso lo que te piden, y si lo necesitas Saab debería facilitártelo, pero claro, dónde está Saab ahora…

    Un saludo.

    Me gusta

    Responder
  5. Juan A.

    Felicidades por tan estupendo artículo. He disfrutado muchísimo leyéndolo.
    Ojalá pueda hacerme con un 900 en breve porque me tienen enamorado desde que
    era un crío.
    Un saludo y gracias por hacer cosas así.

    Me gusta

    Responder
    1. b234r Autor de la entrada

      Muchas gracias Juan.
      Los 900 enganchan, yo creo que todo los propietarios de 900 que he conocido han seguido comprando más 900s posteriormente.
      Si un día de estos compras alguno, ten en cuenta que son coches con unos años ya encima y hay que mirarles unas cuantas cosas. Visita la web del Club Saab España, hay muy buena gente y te pueden aconsejar.

      Un saludo..

      Me gusta

      Responder
  6. Carlos

    Hola amantes del incomprendidor 900turbo ,y digo amantes porque se le llega a amar,yo me hice con uno por una historia larga de contar que ya os expondre en otra ocasion, os escribo para preguntaros por concentraciones que se organicen por España y asi unirme al club un saludo….

    Me gusta

    Responder
  7. julio peña

    Hola soy de puerto rico muy buena informacion,tengo un 900s 1993 hace 1año y medio queria saber si puedo conseguir piezas alla, como de exterior e interor gracias anticipadas

    Me gusta

    Responder
  8. b234r Autor de la entrada

    Hola Julio, me alegro que te guste el artículo.
    Respecto a conseguir piezas del 900 en España, la cosa no es fácil porque los antiguos concesionarios Saab (compartidos con la marca Opel en nuestro país) no siempre admiten pedidos de piezas de recambios y el 900 es ya un coche con muchos años. Por lo que sé de amigos que tienen este modelo, muchas veces las compran a tiendas de Internet especializadas como partsforsaabs.com o neobrothers.co.uk. En desguaces aún se encuentran algunos coches. En tu caso probablemente sea mejor recurrir a tiendas en EE.UU. como eeuroparts.com o rockauto.com. No sé cómo está el tema de tasas de aduanas en Puerto Rico.
    Un saludo.

    Me gusta

    Responder
  9. José

    Muy bueno el artículo…yo soy un adicto a SAAB y tengo un 900 Aero de 1993 que estoy restaurando con mi hijo, mi antiguo 9000 Aero de 1996 (el mejor coche que he tenido y con los asientos de un salón de te), un 93 Viggen descapotable de 1999 y tenía un 95 Aero del 2004 que he tenido que substituir por un accidente. Mecánicas fiables, buenos diseños y un comportamiento en carretera impecable…lástima que todo se fastidió cuando entró GM.
    Saludos.

    Me gusta

    Responder
    1. b234r Autor de la entrada

      Hola José, creo que te conozco (bueno, no en persona) del foro del Club Saab España…yo tuve un 9000 Aero desde 2006 hasta 2013 y la verdad es que era un cochazo. Le hice 100.000 felices kilómetros, y ahora debe andar por Tampere (Finlandia) con su actual dueño.
      Saab era una marca que tenía un, digamos, “sabor” muy fuerte. Como suele suceder con determinados alimentos que tienen un sabor fuerte, gusta solo a un determinado grupo de personas, aunque eso sí, les gusta mucho. Pero en cuanto ese sabor empieza a diluirse, ¿qué lo distingue de otros alimentos? GM diluyó ese sabor.

      No me mantengo alejado del mundillo Saab porque tengo cerca amigos que no me dejan olvidarme de la marca, con sus 9-3 y 9000, son buena gente y me dan una vueltecilla en sus coches de vez en cuando.

      Un saludo José.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s