“UN PRODUCTO CON UNA EXCELENTE RELACIÓN CALIDAD-PRECIO”

Renault-9-GTL-08

Cuando yo compraba revistas de coches, la frase arriba citada era una de las muletillas más empleadas, normalmente en el contexto: “el [insértese aquí marca y modelo] es un producto con una excelente relación calidad-precio, y con toda seguridad será uno de los más competitivos de su segmento”. Simplemente emplear la palabra “producto” para referirse a un coche dice mucho de la afición al automóvil de ciertos periodistas.

A ver, que yo digo que si escribías para Autopista, Coche Actual o Motor 16 allá por los años ochenta o noventa, era complicado decir algo medio apasionado por el R-9, el Seat Málaga, el Talbot Solara o el Opel Kadett; pero los comentarios no eran muy diferentes cuando los redactores probaban un 205 GTI o un Clio Williams. No, no se puede decir que las revistas españolas de coches fueran muy divertidas, muchas de ellas podrían probar lavadoras y no se notaría la diferencia. Tampoco la objetividad era un punto fuerte, jamás leí algo verdaderamente negativo de un coche. Hablo en términos generales; por supuesto, había alguna excepción (me encantaba Solo Auto 4×4 a finales de los ´80), o incluso dentro de las revistas de electrodomésticos, había redactores buenos de verdad (qué decir de Arturo de Andrés). También puedo entender que una revista, si quiere seguir funcionando en este negocio, no debe ser muy crítica con los coches que prueba, porque si lo es, las marcas no le van a dejar probar ni los bolis de propaganda, y lo que es peor para la economía de la revista, no va a poner publicidad en sus páginas.

Build-Your-2011-Mediocrity

El nuevo “Mediocrity”. Tiene buena pinta. Me pregunto si lo venderán en color beige

Tras tirar la paga semanal año tras año en la prensa nacional, y como yo ya tenía un poco de nivel de inglés, empecé a comprar la británica CAR Magazine en enero de 1994, y no la dejé hasta que me quedé sin estanterías donde guardarlas, allá por 2008. Esa revista me abrió los ojos y me culturizó automovilísticamente, con un nivel de objetividad y de despelleje de coches mediocres y ramplones que nunca había visto. Me dí cuenta que se podía hacer prensa del motor de otro estilo, y lo que es más curioso, a pesar de todo las marcas seguían cediendo a CAR coches de prueba y publicando anuncios…aunque tuvieron algún que otro problemilla. Cierto es que CAR era entonces quizás la mejor revista del motor del mundo, y que a redactores como LJK Setright, Phil Lewellin, Russell Bulgin, Richard Bremner, Gavin Green y cia no se les puede callar fácilmente.

EXCELENTE RELACION CALIDAD PRECIO (Medium)

Estas portadas no se atrevían a publicar las revistas nacionales. La de Volvo hizo que la marca retirara la publicidad de las páginas de CAR

Bueno, a lo que iba. Como decía, a veces es complicado hablar, o escribir, con cierto entusiasmo de algunos coches- electrodomésticos, que son la antítesis de lo que me gusta escribir aquí, porque deben ser la pesadilla de cualquier redactor del motor. Diseñados para ir del punto A al B sin que recuerdes nada de lo ocurrido. No tienen gran cosa que ofrecer, tampoco exigen mucho. Encefalograma plano automovilístico. Como el coche que he usado un poco durante estos días, el de mi hermana: un fastuoso Hyundai ix20 CRDi de finales de 2014. Sin duda, “un producto con una excelente relación precio- calidad”.

Un ix20 es la versión monovolumen del i20, que es el coche pequeño de la gama Hyundai. Bueno, muy pequeño no es, como tampoco lo es el ix20; también es verdad que con sus formas infladas y fofas aparenta ser más grande de lo que es (4,1 metros de longitud). Entiendo que van a sacar uno nuevo al mercado en breve, porque acaban de lanzar la nueva generación del i20. Nadie recordará el actual ix20 dentro de unos meses.

DSC05304 (Large)

Qué belleza…no me he molestado ni en hacer las fotos en un paisaje atractivo, no hace falta

Supongo que la gente compra este tipo de coches por una serie de cosas que son muy diferentes de lo que yo busco. Por ejemplo, porque “son muy cómodos y prácticos”. Eso es una verdad a medias. Es cómodo para entrar y salir, y tienen la gran ventaja de que, como el techo es muy alto, puedes conducir con sombrero de copa, lo que es muy importante si eres un magnate que acaba de salir de los años veinte gracias a la máquina del tiempo. También es cómodo para meter o sacar a un niño pequeño de su sillita, eso sí. Pero una vez dentro, de comodidad, más bien poca: la típica postura al volante de este tipo de coches “afurgonetados”, con el asiento alto en relación al suelo, te hace llevar las piernas muy verticales, y tener que pisar los pedales en lugar de simplemente empujarlos, con un ángulo incómodo; no sé vosotros, pero yo no aguanto más de 20 minutos conduciendo con los pies en esa posición. En cuanto a practicidad, pues sí, las formas del interior son muy regulares, como lo es el maletero, hay muchos posavasos y tomas de corriente (¿cuándo empezó la gente a comer dentro del coche?) y tal. Aquí mi comentario para el ix20 sería “un interior bien rematado, sencillo y práctico, acorde con la filosofía del coche”.

DSC05306 (Large)

Si vuelvo a ver otro coche con el mismo puñetero diseño de volante y la misma cabeza de Transformer por consola central, voy a empezar a gritar

Otro asunto diferente, y digno de estudio psiquiátrico, es la altura del puesto de conducción: sentirse alto en relación al resto del tráfico está muy bien cuando el coche está detenido en un semáforo, pero en cuanto el coche se mueve la sensación es de inseguridad, y no digamos cuando cogemos una curva a una velocidad moderada. No es que el coche vaya a volcar doblando una esquina, pero buen rollo no da. Ah, por cierto, la visibilidad es atroz, y especialmente mala la delantera gracias al doble pilar del parabrisas, que en una rotonda se puede tragar desde una moto a una furgoneta de reparto, dependiendo de la distancia a la que se encuentre. Eso sí, llevo airbags de cabeza, por si el motorista se empeña en meterse dentro del coche por la ventanilla.

DSC05312 (Large)

Ojo al pilar, señores: se come la trasera del Kuga que está a apenas cinco metros de distancia

El motor es un CRDi diesel de inyección directa, como todo lo que se hace hoy día, de 1.4 litros y 90 caballos. No dudo que los consumos sean de risa, y que emita muy poquito dióxido de carbono al aire (otra cosa serán las partículas que echa a la atmósfera). El ordenador de a bordo marca cinco litros y pico, que es lo que suele gastar mi propio coche yendo al ralentí. Otra cosa son las prestaciones, pues el ix20 no tiene apenas reprís, y la respuesta al acelerador se podría medir con un calendario. Es lo que pasa cuando juntas turbo + diesel + baja cilindrada. Apenas da para moverse por ciudad con cierta agilidad y por autovías. Los adelantamientos deben estar muy bien pensados, pero, ¿quién conduce hoy día por carreteras de doble sentido? Tres gatos, entre ellos yo. “Es un motor de un adecuado nivel prestacional y en consonancia con el uso urbano al que está destinado el ix20”.

DSC05311 (Large)

Die powerhaus? Nein!

Que el motor tenga tan poco nervio era de esperar, ya sabemos lo capados que están los motores de los coches hoy día gracias a las normativas anticontaminación. Lo que no era tan de esperar es que la puesta a punto de las suspensiones fuera tan mala. El primer indicio que me hace sospechar es que la amortiguación es tirando a dura, lo que no cuadra en un coche con esa “filosofía urbana”. Pero cuando compruebas la poca confianza que transmite en curva, con una dirección eléctrica (por cierto, hay volantes para consolas de videojuegos que transmiten más “feeling” que el de este ix20) que se endurece y aligera a veces sin venir a cuento, y la poca franqueza con la que pisa (¿quizás porque los neumáticos, Continental para más señas, tienen unos flancos muy blandos?), ya sabemos el por qué de la dureza…si los coreanos le llegan a poner una suspensión más blanda, el coche se encabrita en cuanto se pongan las cosas complicadas. Una prueba fue pasar por una curva de 180 grados en el acceso a una autovía, que tiene una junta de dilatación en medio, a una velocidad de unos 60 km/h, que es la velocidad normal del tráfico. Suelo pasar por esa curva con mucha frecuencia. Pues la “cojetá” que pegó el tren trasero del ix20 no lo había experimentado nunca, y mira que he conducido cacharros viejos con amortiguadores flojos como un puñado de pelusas. Como el coche iba bastante cargado (y sus pasajeros bastante sobresaltados por el brinco), probé a hacerlo unos días más tarde, yendo solo. El coche se comportó de la misma manera. No sé qué “injenieros” probaron, en algún momento del desarrollo del coche, esto en un circuito, y pensaron que era “aceptable”. Como diría la prensa del motor, “el comportamiento en curva es noble y predecible, si bien el ix20 avisa a su conductor cuando está cerca de sus límites”.

Pero bueno, para no ser muy duro con este coche, o cualquiera de los de su calaña, es justo decir que está bien concebido para el tipo de uso y usuario para el que está pensado. Es decir, un uso ciudadano y de autovía en el 99% de los casos, mal aparcado, conducido bruscamente, por el carril izquierdo a 121 km/h como velocidad máxima, por un usuario con un interés nulo por los coches, que no abre nunca el capó del motor para mirar los niveles (“¿para qué? si ya los miraron hace ocho meses en la revisión…”), y que tiene tanta “simpatía mecánica” como simpatía por el fútbol australiano. Es decir, un tipo de coche que se adecua perfectamente al 90% de los conductores actuales. Lo cual es deprimente.

“Estamos seguros que el propietario de un ix20 se mostrará satisfecho con su coche. Es un producto con una excelente relación precio-calidad”.

P.D. No quiero arremeter de forma exclusiva contra Hyundai. Es un fabricante de coches bastante decentitos en general, que ahora mismo no tiene nada que envidiar a Renault, Opel, Peugeot, Seat, etc…El ix20 parece más o menos sólido y seguro que “dará servicio” (horrible expresión) durante siete u ocho años sin problemas. Yo arremeto contra esta caterva de coches mediocres, diseñados como meros módulos de transporte, y pensados para usuarios que no van a exigir más porque no han conocido nada mejor.

DSC05308 (Large)

Lo más interesante de esta foto es que inadvertidamente se ha colado debajo Gato Negro, el gato de mi vecino

 

Anuncios

2 pensamientos en ““UN PRODUCTO CON UNA EXCELENTE RELACIÓN CALIDAD-PRECIO”

  1. Álvaro Ruiz

    Coincido plenamente contigo.

    Hace 3 años una avería en la caja de cambios DSG dejó mi coche de empresa parado durante 3 semanas (justo lo que tardaron en ponerse de acuerdo el taller, el renting, el fabricante, el seguro, el departamento de atención al cliente y las fuerzas de intervención rápida de la OTAN… bueno, este último no, pero los demás sí). Cada semana estuve con un coche de alquiler diferente. Había reservado anticipadamente un compacto tipo Megane, 308, etc. La primera semama me dan una Peugeot 5008. Horror. Iba sentado como en una silla, vertical, erguido, con la palanca de cambios donde suelen ir las salidas de ventilación centrales; vamos, que la ergonomía parecía pensada para Jaime de Marichalar. El motor era un 1.6 de gasoil que no andaba ni cuesta abajo, para enmascararlo le habían puesto una caja de cambios con relaciones ultracortas y muy próximas, para que pareciese que tenía reprise. El problema era que callejeando, de un semáfaoro al siguiente, apenas cien metros, tenía que cambiar cuatro veces de marcha. Los asientos eran incomodísmos. Y como los traseros podían desplazarse longitudinalmente, por si se te ocurría montar a alguien en la tercera fila sin tener que amputarle la piernas, pues cualquier bolsa o paquete que pusieses tras el asiento del conductor acababa destrozado por los raíles de los asientos traseros tras unos cuantos kilómetros. Vamos, que el coche en su conjunto estaba bien pensado de cojones. Lo que me confirmó plenamente que el coche era un desecho industrial fue que al pasar por la oficina, se acercó un compañero, poseedor de una flamante Picasso con llantas de 17″, a felicitarme por la elección del coche de alquiler. “Qué chulo. ¿Qué tal va?” me preguntó. Mi respuesta fue “Una puta mierda pinchada en un palo astillado”. Fin de la conversación.

    Cuando entregué el “vinículo” el viernes, específiqué que por favor al lunes siguiente me dieran un coche de verdad y no un monovolumen. Y llega el lunes y pretenden darme un Opel Zafira Tourer. Le señalo a la dependienta lo que pone en el campo OBSERVACIONES: “Por favor, que no sea un monovolumen. Sufro de la espalda”. Lo mejor fue su respuesta. “Caballero, el Opel Zafira no es un monovolumen, es un compacto sobreelevado”. Toma ya marketing. Le contesto “no claro, no es un monovolumen, es un roadster coupe”. Como puso cara de no haber entendido las dos últimas palabras, le dije que rechazaba el coche. Al final me dio uno de categoría inferior, un Polo, que al menos era un coche con postura de conducción de coche, inercias de coche, palanca de cambios en su sitio y un 1.4 gasolina atmosférico que andaba bastante bien, la verdad. Me sorprendió su calidad de rodadura (para ser un urbano, claro está).

    Al hacer la reserva para la tercera semana, me saltó en la pantalla del ordenador una ventana con una oferta. Un clase E, serie 5 o similar por 220 euros los 5 días. Supongo que las dos reclamaciones que había puesto tendrían algo que ver. Allí que me presento el lunes y me dan un clase E. Negro. Con asientos eléctricos pero tapicería mixta vinilo y tela de cuadros, horrorosa. Con navegador de última generación y palanca de cambios en el volante, al más puro estilo del Seat 1500 de Paco Martínez Soria en “Don Erre que Erre”. Acabado Avantgarde, que traducido al cristiano significa “soy un Mercedes pero me gustaría ser un BMW, así que la suspensión es dura e incómoda, el tren trasero nervioso y la dirección tiene vida propia”. Uno de mis jefes poseía un clase E acabado Elegance y, aunque la calidad de materiales y acabados no casara con el precio del coche, la comodidad estaba fuera de toda duda. Esa semana le hice 1.800 km al Merche y cuando lo entregué y fui a recoger mi Skoda Superb, mi coche me pareció más cómodo. Qué triste. Quo vadis, Mercedes Benz?.

    Por último y para acabar el tocho, comentar el doble rasero que tienen las revistas del motor valorando coches. Si un Audi o VW tiene comportamiento neutro, es “aburrido”. Claro, qué aburrido es que tu gires a la derecha y el coche lo haga, y que si la trasera se mueve en plena curva puedas recuperarlo. Sin embargo un BMW actual es “deportivo” aunque sea inconducible como se te ocurra desconectar las ayudas electrónicas. Curiosamente en los japos hablan de “comportamiento nervioso” y “cambio áspero”, cuando en un simple Mazda 6 como el de mi mujer es una delicia conducir y cambiar. Al final lo que ocurre es que cada vez compro menos revistas de coches, pues el 90% de lo que viene es un copy-paste de los comunicados de prensa de los fabricantes.

    “Malos tiempos para la lírica”, amigo Rafael.

    Un saludo y perdón por el ladrillo.

    Me gusta

    Responder
  2. b234r Autor de la entrada

    Acabo de ir a Córdoba, apenas 300 kms de ida y vuelta, en el viejo Kia Carens de mi padre. El viaje no es largo pero en un coche así es como ir a Moscú y para que no me duela mucho el pie derecho (coge una postura extraña debido a que llevas las piernas muy erguidas respecto al suelo y al asiento) he de retrasar mucho el asiento, tanto que el que se sienta detrás se jode pero bien, y apenas toco la parte superior del volante…es algo común a los seis o siete movolúmenes que he conducido, y no sé cómo la gente se puede pegar kilometradas en esas cajitas diabólicas. Para ciudad son estupendas, pero no sirven para viajar. Que es justo lo contrario que lo que dice su marketing…

    Las revistas españolas abusan de los eufemismos a tope, y los repiten desde hace siglos. Por ejemplo, “un comportamiento seguro y predecible” suele indicar que el coche subvira en curva como un carrito del Carrefour cargado de sacos de papas; “buena calidad percibida en los plásticos interiores”, que los plásticos son de esos blanditos que tras siete años al sol se doblan y los botones se pelan; y si las prestaciones son “honestas”, es que el coche no anda una mierda. Por no olvidar frases como “traza las curvas como si fuera sobre raíles”, etc…en efecto, a los comunicados de prensa de las marcas les sacan mucho partido.

    Un saludo Alvaro, y mándame todos los ladrillos que quieras.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s